EL APEGO DESORGANIZADO

20.06.2015

El siguiente artículo muestra la definición del apego, así como su tipología y la relación de ellos con las diferentes formas de maltrato y negligencia en niños y adolescentes.

1. EL APEGO

1.1 EL CONCEPTO DE APEGO

El "apego" (attachment, Bowlby, 1969, 1973, 1980) es un vínculo afectivo, de naturaleza social, que establece una persona con otra, caracterizado por conductas de búsqueda de proximidad, interacción íntima y base de referencia y apoyo en las relaciones con el mundo físico y social. Desde el punto de vista emocional, este vínculo, cuando se está seguro de la incondicionalidad de la figura de apego y de la competencia del otro para ayudar, conlleva sentimientos de seguridad, estabilidad y autoestima, facilitando la empatía, la ternura, el consuelo, la comunicación emocional y hasta el amor, entre las dos personas. Desde el punto de vista mental, el apego acaba construyendo un conjunto de representaciones sobre la propia figura de apego, sobre sí mismo, la relación y la supuesta imagen que la figura de apego tiene de la persona apegada. Si el vínculo del apego se forma de manera adecuada, el contenido esencial de estas representaciones es la incondicionalidad, la seguridad en que la figura de apego no va a fallar ni a abandonar a la persona apegada, y la eficacia, la creencia en que el otro tiene la capacidad de proteger, cuidar y ayudar (López, 2006). El modelo propuesto por Bowlby se basaba en la existencia de cuatro sistemas de conductas relacionados entre sí: el sistema de conductas de apego, el sistema de exploración, el sistema de miedo a los extraños y el sistema afiliativo (Delgado, 2004).

Este vínculo se forma en el primer año de vida, a través de un largo proceso, y es, por antonomasia, el vínculo entre un niño o niña y sus progenitores/cuidadores, análogo a la impronta en otras especies. Durante le infancia puede establecerse este vínculo con una o varias personas: padres, cuidadores y otros familiares. Pero la posibilidad de nuevos procesos de vinculación a nuevas figuras de apego permanece abierta toda la vida (López, 2006).

Las funciones del apego son muy amplias, pero esencialmente, lo que este vínculo hace es asegurar la supervivencia de la cría (que procura estar próxima), darle seguridad (se sabe protegida), estima (se sabe querida) y posibilidad de intimar (comunicación emocional privilegiada), así como funcionar de base desde la que explora la realidad y a la que acude a refugiarse cuando lo necesita (López, 2006).

La interacción que se produzca entre el cuidador y el niño podrá dar cuenta de la calidad del vínculo, lo que tendría que ver con lo que Bowlby (1980) identificó como modelos operantes internos (MIOs), que serían expectativas que posee el niño acerca de sí mismo y de los demás, y que le hacen posible anticipar, interpretar y responder a la conducta de sus figuras de apego, ya que integran experiencias presentes y pasadas en esquemas cognitivos y emocionales. En la misma línea, Fonagy et al. (1995) señalan que a partir de experiencias repetidas con sus figuras de apego, los niños desarrollan expectativas en cuanto a la naturaleza de las interacciones (Rojas, 2006).

Mary Ainsworth, siguiendo las líneas de investigación del apego propuesto por Bowlby, a partir de su experimento sobre la Situación Extraña, encontró tres patrones principales de apego: niños de apego seguro, inseguro evitativo e inseguro ambivalente (Delgado, 2004).

1.2 EL APEGO DESORGANIZADO

Ya desde principios de los años setenta, algunos investigadores del apego reportaban que alrededor de un 10% de casos no podían ser categorizados en los patrones de apego propuestos por Ainsworth y sus colaboradores (Seguro (B), Inseguro Evitante (A) e Inseguro Ambivalente (C) (Ainsworth, Blehar, Waters & Wall, 1978). Este 10% de infantes desplegaba una serie de conductas en el Procedimiento de la Situación Extraña (PSE) que desafiaba el hecho de que el niño hubiera desarrollado una estrategia coherente para vincularse con la madre, al presentar comportamientos contradictorios, atemorizados, bizarros y claramente conflictivos en el intento de aproximarse al cuidador (Sroufe & Waters, 1977). No obstante, algunos autores consideran al apego desorganizado como un subtipo del apego inseguro, independientemente de la clasificación secundaria (Ijzendoorn, Schuengel, & Bakermans-Kranenburg, 1999).

En situaciones donde se activa el sistema de apego, el comportamiento característico de estos niños sería: a) presentación secuencial o simultánea de conductas contradictorias; b) movimientos y expresiones indirectas, mal dirigidas, incompletas, e interrumpidas; c) movimientos estereotipados, asimétricos o mal temporalizados, y posturas anómalas; d) quedarse paralizado (congelación) o moverse lentamente; e) índices indirectos de aprehensión respecto al progenitor; f) índices directos de desorganización y desorientación. Se trata por tanto de manifestaciones especialmente dramáticas, que sugieren la existencia de dificultades serias en los procesos de estructuración interna del niño y del vínculo entre éste y sus cuidadores (Rodríguez A. G., 2010).

El comportamiento del apego desorganizado no son simplemente conductas extrañas e incoherentes; sino aquellas conductas que se consideran indicadores de una experiencia de estrés y ansiedad que el niño no puede resolver porque el padre/madre es al mismo tiempo la fuente de miedo así como el único refugio potencial de seguridad (Ijzendoorn, Schuengel, & Bakermans-Kranenburg, 1999).

Los niños con apego desorganizado son más susceptibles de estrés en la infancia (Hertsgaard, Gunnar, Erickson, & Nachmias, 1995; Spangler & Grossmann, 1993). Pueden llegar a ser más agresivos en el jardín de infantes (Lyons-Ruth, 1996), y pueden incluso llegar a ser vulnerables a la alteración estados mentales como la absorción (Hesse & Van Ijzendoorn, 1998) y la disociación en edad joven adulta (Carlson, 1998). En esta línea de investigación, este tipo de apego se considera como un factor de riesgo importante en el desarrollo de la psicopatología infantil (Bones, Fueyo, & Zeanah, 1997; Lyons-Ruth, 1996; Zeanah, Bones, & Larrieu, 1997; Zeanah, Bones, & Scheeringa, 1997), citado en (Ijzendoorn, Schuengel, & Bakermans-Kranenburg, 1999).

Estas primeras teorizaciones sobre el apego desorganizado lo vinculaban a un miedo sin solución, a la existencia de un dilema insoluble al que se estaría enfrentando el niño; en efecto, su conducta no sería incoherente o bizarra, sino indicadores de que vive una experiencia de angustia que no puede resolver porque el cuidador es la fuente de miedo al mismo tiempo que constituye el único puerto potencial de seguridad. Esto explicaría su frecuente aparición en familias con un padre maltratador (casi 80% de los niños de estas familias). Lyons-Ruth amplió esta visión original, sugiriendo que el apego desorganizado también puede ser el producto de un padre extremadamente insensible o alterado que falla continuamente en tranquilizar y confortar la activación en el niño de las necesidades de apego; por tanto, el niño quedaría expuesto a la disregulación emocional sin contar con la ayuda de su cuidador. Main resumía estas situaciones hablando de cuidadores aterrorizados, aterrorizantes, y disociativos (Lecannelier, Ascanio, Flores, & Hoffmann, 2011).

En general, las familias sin problemática psicopatológica de clase media, alrededor del 15% de los niños desarrollar apego desorganizado. En otros contextos sociales y en la clínica, este porcentaje puede llegar a ser 2 o incluso 3 veces mayor. Características constitucionales o temperamentales del niño no parecen contribuir a desorganizado. Se ha especulado sobre si los niños son más susceptibles, pero la datos meta-analíticos no confirman esta afirmación (Benenson, 1996), citado en (Ijzendoorn, Schuengel, & Bakermans-Kranenburg, 1999).

A lo largo de los años de investigación se han desarrollado una serie de modelos etiológicos sobre el apego desorganizado, entre los que destacan el Modelo de Main & Hesse, El Modelo de Karlen Lyons-Ruth, El Modelo de Solomon & George, El modelo de Koós & Gergely y, finalmente, el modelo de Bernier & Meins (Lecannelier, Ascanio, Flores, & Hoffmann, 2011).

1.3 MALTRATO Y APEGO

Fonagy (2000) indica que los niños que son maltratados no pueden integrar simbólicamente el hecho de que la misma persona que los cuida y alimenta, simultáneamente los maltrata; esto afecta la capacidad de integrar las representaciones de sí mismo y de los otros, generando representaciones escindidas y contradictorias que coexisten (Gergely, 1997, citado en Fonagy, 2000) (Fonagy, 2004) (Mesa, Estrada, Bahamón, & Perea, 2009).

La literatura afirma que el maltrato afecta negativamente el desarrollo de los niños (Cicchetti & Toth, 2005; Hildyard & Wolfe, 2002; Howe, 2005; Macfie, Cicchetti & Toth, 2001 Moreno Manso, 2005; Pollak, Cicchetti, Hornung & Reed, 2000), y la calidad del apego infantil no es la excepción (Aspelmeier, Elliot & Smith, 2007; Baer & Martinez, 2006; Bowlby, 1969, 1973, 1980; Glaser, 2000; Hodges & Steele, 2000; Morton & Browne, 1998). Casi la totalidad de los niños víctimas de maltrato desarrollan un apego inseguro-desorganizado (Barnett, Ganiban & Cicchetti, 1999; Carlson, 1998; Cicchetti & Barnet, 1991; van IJzendoorn, Schuengel & Bakermans-Kranenburg, 1999), lo que impacta negativamente en su desarrollo posterior (Cicchetti & Toth, 2005; Hesse & Main, 2000; Jacobvitz & Hazen, 1999; Solomon & George, 1999) (Rodríguez, Contreras, & Castro, 2012).

Bowlby (1980) plantea que en situaciones de maltrato tempranas los niños desarrollarían procesos defensivos para enfrentarlas, tales como la exclusión defensiva y la segregación del sistema principal (Bretherton & Munholland, 2008). El primero busca proteger al individuo de ser consciente de eventos o pensamientos que puedan ser insoportables si son aceptados como verdaderos (Bowlby, 1980), puede manifestarse a través de una desactivación del sistema de comportamientos de apego o por una desconexión cognitiva (Bowlby, 1980)(Rodríguez, Contreras, & Castro, 2012). El segundo proceso defensivo corresponde a la segregación del sistema principal de representación del apego (Bowlby, 1980), que implica el desarrollo de múltiples selfs separados con acceso a diferentes MIOs organizados, y con un cúmulo de recuerdos propios (Bretherton & Munholland, 2008).

En el caso que las respuestas del cuidador sean extremadamente incoherentes y/o maltratadoras el niño no sería capaz de conformar una estrategia organizada de apego, situación ante la cual se activarían dos sistemas de comportamiento contradictorios entre sí: el de apego y el de miedo (Main & Hesse, 1990), experimentando a la vez dos comportamientos incompatibles: el de escape y acercamiento (Lyons-Ruth, Bronfman & Atwood, 1999; van IJzendoorn et al., 1999). No obstante lo anterior, algunos autores proponen que los niños con apego desorganizado desarrollan frágiles estrategias de comportamiento para adaptarse a contextos de maltrato que les permiten, en cierta medida, protegerse y autorregularse (Crittenden, 1999; Liotti, 1999, 2004; West & George, 1999) (Rodríguez, Contreras, & Castro, 2012).

Aproximadamente el 90% de los niños expuestos a maltrato desarrollan un apego inseguro, y de este total el 80% desarrolla un apego desorganizado (Carlson, Cicchetti, Barnett, & Braunwald, 1989; van Ijzendoorn et al., 1999), (Rodríguez, Contreras, & Castro, 2012).

1.4 ADOPCIÓN Y APEGO

Las experiencias tempranas de algunos menores se ven marcadas por la negligencia, el maltrato y el abandono, lo cual introduce una distorsión de las relaciones emocionales básicas y afecta de forma muy negativa al desarrollo; situaciones de desprotección que culminan con la separación de los niños y niñas de sus familias biológicas con el objetivo de ofrecerles un entorno de desarrollo más favorable. La adopción implica una discontinuidad en la trayectoria de cuidado que conlleva la separación y pérdida de figuras de referencia, y el establecimiento de nuevas relaciones de apego. Pero la historia previa de estos niños y niñas no desaparece a la llegada al nuevo hogar y el proceso de vinculación con sus nuevos padres y madres se verá en parte mediado por esas experiencias tempranas (Román & Palacios, 2011).

La negativa influencia de la experiencia de institucionalización sobre el desarrollo emocional no puede dejar de ser mencionada. Por sus condiciones estructurales, una institución no puede ofrecer el tipo de vinculación selectiva, íntima y estable que el contexto familiar hace posible (Berástegui y Gómez, 2009; Hodges 1996) (Román & Palacios, 2011).

Menos explorado en los estudios con adoptados ha sido el apego desorganizado. En la investigación holandesa de Van Londen et al. (2007), por ejemplo, se encontró que el 36% de la muestra de niños y niñas adoptados antes de los 12 meses de edad presentaba este tipo de apego. El metanálisis de Van den Dries et al. (2009) halló una incidencia del apego desorganizado del 31% entre los adoptados, lo cual supone el doble del porcentaje esperado en muestras normativas (Van Ijzendoorn et al., 1999) (Román & Palacios, 2011).

BIBLIOGRAFÍA

AMAR, J. A., & GÓMEZ, M. B. (2006). Vínculos de apego en niños víctimas de la violencia intrafamiliar. Psicología desde el Caribe, núm. 18, pp. 1-22.
AINSWORTH, M., BLEHAR, M., WATERS, E. & WALL, S. (1978). Patterns of attachment: A study of the strange situation. Hillsdale, N.J.: Erlbaum.
ASPELMEIER, J. E., ELLIOTT, A. M. & SMITH, C. H. (2007). Childhood sexual abuse, attachment, and trauma symptoms in college females: The moderating role of attachment. Child Abuse & Neglect, 31, 549-566.
BAER, J. C. & MARTINEZ, C. D. (2006). Child maltreatment and insecure attachment: a meta-analysis. Journal of Reproductive and Infant Psychology, 24, 187-197.
BENENSON, J F (1996) Gender dilferences m the development ot relationships In G G Noam & K W Fischer (Eds ), Development and vulnerabthty in dose relationships (pp 263-286) Hillsdale, NJ Erlbaum
BARNETT, D., MANLY, J. T. & CICCHETTI, D. (1993). Defining child maltreatment: The interface between policy and research. In D. Cicchetti & S. L. Toth (Eds.), Advances in applied developmental psychology: child abuse, child development and social policy (pp. 7-73). Norwood, NJ: Ablex Publishing Corp.
BERÁSTEGUI, A. & GÓMEZ, B. (2009). El derecho del niño a vivir en familia. Miscelánea Comillas, 67(130), 175-198.
BESOAIN, C., & SANTELICES, M. P. (2009). Transmisión Intergeneracional del Apego y Función Reflexiva Materna: Una Revisión. Terapia Psicológica, vol. 27, núm. 1, pp. 113-118.
BONS, N W, FUEVO, M, & ZEANAH, C H (1997). The clinical assessment of attachment m children undei five Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry 36 291-293
BOWLBY, J. (1969). El vínculo afectivo. Buenos Aires: Paidós, 1976.
BOWBLY, J. (1973). Attachment and loss: Vol. 2. Separation. Nueva York: Basic Books.
BOWLBY, J. (1980). La pérdida afectiva. Buenos Aires: Paidós.
BOWLBY, J. (1998). El apego y la pérdida. Barcelona: Paidós.
BRAZELTON, T. B., & CRAMER, B. G. (1993). La relación más temprana. Padres, bebés y el drama del apego inicial. Barcelona: Paidós.
BRETHERTON, I. & MUNHOLLAND, K. A. (2008). Internal working models in attachment relationships: Elaborating a central construct in attachment theory. En J. Cassidy, P. R. Shaver (Eds.), Handbook of attachment: theory, research, and clinical applications (pp. 102-127). New York: Guilford Press.
CARLSON, E A (1998) A piospective longitudmal study of disorgamzed/disonented attachment Child Devel opment, 69, 1107-1128
CARLSON, V., CICCHETTI, D., BARNETT, D. & BRAUNWALD, K. (1989). Disorganized/disoriented attachment relationships in maltreated infants. Developmental Psychology, 25, 525-531.
CERÓN, I. R., & CRUZ, J. A. (2002). Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas. Anales de psicología, vol. 18, nº 2 (diciembre), 261-272.
CHARLES H., Z. J. (2010). El Apego y su Impacto en el Desarrollo Infantil: Comentarios de van IJzendoorn, Grossmann y Grossmann1, y Hennighausen y Lyons-Ruth2. Enciclopedia sobre el Desarrollo de la Primera Infancia 1.
CICCHETTI, D. & BARNETT, D. (1991). Attachment organization in maltreated preschoolers. Development and Psychopathology, 3, 397-411.
CICCHETTI, D. & TOTH, S. L. (2005). Child maltreatment. Annual Review of Clinical Psychology, 1, 409-438.
CRITTENDEN, P. M. (1990). Internal representational models of attachment relationships. Infant Mental Health Journal, 11, 259-277
DELGADO, A. O. (2004). Estado actual de la teoría del apego. Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente, 4 (1); 65.
DUBOWITZ, H., BLACK, M., STARR, R. H. Y ZURAVIN, S. (1993). A conceptual definition of child neglect. Criminal Justice and Behavior, 20, 8 - 27.
ECKENRODE, J., LAIRD, M. Y DORIS, J. (1993): School performance and disciplinary problems among abused and neglected children. Developmental Psychology, 29, 53- 62
ERICKSON, M. F., EGELAND, B. Y PIANTA, R. (1989). The effects of maltreatment on the development of young children. En D. Cicchetti y V. Carlson (Eds.), Child maltreatment: theory and research on the causes and consequences of child abuse and neglect (pp. 647-684). Cambridge: Cambridge University Press.
FIRST, M. B., FRANCES, A., & PINCUS, H. A. (2002). DSM-IV-TR: Manual de diagnóstico diferncial. Barcelona: Masson.
FERNÁNDEZ DE HARO, E. (1995). Relación de los malos tratos físicos y del abandono físico infantil con los problemas de conducta de menores institucionalizados. En J. Cantón Duarte (Comp.), Malos tratos a los niños, institucionalización y problemas de adaptación ( pp. 133 - 171). Jaén: Diputación provincial de Jaén.
FIRST, M. B., FRANCES, A., & PINCUS, H. A. (2002). DSM-IV-TR: Manual de diagnóstico diferncial. Barcelona: Masson.
FONAGY, P., STEELE, M., STEELE, H., LEIGH, T., KENNEDY, R., MATTOON, G., ET AL. (1995). Attachment, the reflective self and borderline states. En S. Goldberg, R. Muir & J. Kerr (Eds.), Attachment Theory: Social, Developmental and Clinical Perspectives. New York: Analytic Press
FONAGY, P. (2000). Apegos Patológicos y Acción Terapéutica. Aperturas Psicoanalíticas, 4. Recuperado el 19 agosto, 2005, DE HTTP://WWW.APERTURAS.ORG/4FONAGY.HTML. Psicoanalíticas, 3. Recuperado el 23 octubre, 2005, de https://www.aperturas.org/3fonagy.html
FONAGY P. Teoría del apego y Psicoanálisis. Barcelona: Espaxs, 2004.
FRESNO RODRÍGUEZ, A., SPENCER CONTRERAS, R., & RETAMAL CASTRO, T. (2012). Maltrato infantil y representaciones de apego: defensas, memoria y estrategias, una revisión. Universitas Psychologica, vol. 11, núm. 3, pp. 829-838.
GLASER, D. (2000). Child abuse and neglect and the brain-A review. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 41, 97-116.
GRACIA, E. (1995). Visible but unreported: a case for the "not serious enough" cases of child maltreatment. Child Abuse & Neglect, 19, 1083 - 1093.
HERTSGAARD, L, GUNNAR, M , ENCKSON, M F, & NACHMIAS, M. (1995). Adrenocortical responses to the stränge Situation in mfants wilh disorganized/disonented attachment relationships Child Development, 66, 1100-1106.
HESSE, E , & VAN IJZENDOORN, M. H. (1998). Parental loss of close family members and propensities towards absoiption m offspring Developmental Science, l, 299- 305.
HODGES, J. (1996). The natural history of early nonattachment. En B. Bernstein & J. Brannen (Eds.), Children, research and policy (pp. 63-80). Londres: Taylor & Francis.

HODGES, S. & STEELE M. (2000). Effects of abuse on attachment representations: Narrative assessments of abused children. Journal of Child Psychotherapy, 26(3), 433-455.

HOWE, D. (2005). Child abuse and neglect: attachment, evelopment and intervention. New York: Palgrave Macmillan.

IJZENDOORN, M. H., SCHUENGEL, C., & BAKERMANS-KRANENBURG, M. j. (1999). Disorganized attachment in early childhood: Meta-analysis of precursors, concomitants, and sequelae. Development and Psychopathology, 225-249.


JACOBVITZ, D. & HAZEN, N. (1999). Developmental pathways from infant disorganization to childhood peer relation. In J. Solomon & C. George (Eds.), Attachment Disorganization (pp. 127-159). New York: The Guilford Press.

LATORRE, F. L. (2013). Trabajando la identidad positiva en las personas adoptadas. Cuadernos de Psicomotricidad .DOS CASOS EN CONSULTA: EVALUACIÓN CLÍNICA Y DEL APEGO24

LECANNELIER, F., ASCANIO, L., FLORES, F., & HOFFMANN, M. (2011). Apego & Psicopatología: Una Revisión Actualizada Sobre los Modelos Etiológicos Parentales del Apego desorganizado. Terapia Psicológica, vol. 29, núm. 1, julio, pp. 107-116.

LIOTTI, G. (1999). Disorganized attachment as a model for the understanding of dissociative psychopathology. In J. Solomon & C. George (Eds.), Attachment Disorganization (pp. 291-317). New York: Guilford Press.

LIOTTI, G. (2004). Trauma, Dissociation and Discorganized Attachment: Three Strands of a Single Braid. Psychotherapy: Theory, Research, Practice, Training, 41, 472-486.

LÓPEZ, F. (2006). Apego: estabilidad y cambio a lo largo del ciclo de vida. Infancia y Aprendizaje, 29 (1), pp. 9-23.

LÓPEZ, F. (2006). Apego: estabilidad y cambio a lo largo del ciclo vital. Infancia y Aprendizaje, 29 (1), pp. 9-23.LYONS-RUTH, K (1996) Attachment relationships among children with aggressive behavior problems The role of disorgamzed early attachment patterns Journal of Consulting and Chmcal Psychology, 64, 64-73

LYONS-RUTH, K., BRONFMAN, E. & ATWOOD, G. (1999). A relational diathesis model of hostile-helpless states of mind: Expressions in mother-infant interaction. In J. Solomon & C. George (Eds.), Attachment disorganization (pp. 33-70). 

MAIN, M. Y HESSE, E. (1990). Parent's unresolved traumatic experiences are related to infant deorganized attachment status: Is frightened and/or frightening parental behavior the linkin mechanism?. En M.T. Greenberg, D. Cicchetti y E.M. Cummings (Eds.), Attachment in the presschool years. Chicago: University of Chicago Press.

MACFIE J., CICCHETTI D. & TOTH, S. L. (2001). The development of dissociation in maltreated preschoolaged children. Development and Psychopathology, 13, 233-54.
MESA, A. M., ESTRADA, L. F., BAHAMÓN, A. L., & PEREA, D. (2009). Experiencias de maltrato infantil y transmisión intergeneracional de patrones de apego madre-infante. Pensamiento Psicológico, vol. 6, núm. 13, pp. 127-151.
MORENO MANSO, J. M. (2005). Estudio sobre las consecuencias del maltrato infantil en el desarrollo del lenguaje. Anales de Psicología, 22(2), 224-230.
MORTON, N. & BROWNE, K. D. (1998). Theory and observation of attachment and its relation to child maltreatment: A review. Child Abuse & Neglect, 22, 1093-1104.
PINO, M., HERRUZO J. Y MOYA, E. (2000). Estudio de las consecuencias del abandono físico en el desarrollo psicológico de niños de edad preescolar en España. Child Abuse & Neglect, 24, 911 - 924. Psychology, 32(10), 1249-1258.
POLANSKY, N., DE SAIX, C. Y SHARLIN, S. A. (1972). Child neglect Understanding and reaching the parent. Child Welfare League of America, Washington.
POLLAK, S. D., CICCHETTI, D., HORNUNG, K. & REED, A. (2000). Recognizing emotion in faces: Developmental effects of child abuse and neglect. Developmental Psychology, 36, 679-688.
QUEZADA, V., & SANTELICES, M. P. (2010). Apego y psicopatología materna: relación con el estilo de apego del bebé al año de vida. Revista Latinoamericana de Psicología , Volumen 42, nº 1, pp. 53-61.
RODRÍGUEZ, A. F., CONTRERAS, R. S., & CASTRO, T. R. (2012). Maltrato infantil y representaciones de apego: defensas, memoria y estrategias, una revisión. Universitas Psychologica, vol. 11, núm. 3, pp. 829-838.
RODRÍGUEZ, A. G. (2010). El apego. Más allá de un concepto inspirador. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 30 (108), 581-595.
RODRÍGUEZ, A. G. (2010). El apego. Más allá de un concepto inspirador. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 30 (108), 581-595.
ROJAS, L. G. (2006). Apego, emoción y regulación emocional. Implicaciones para la salud. Revista Latinoamericana de Psicología, vol. 38, pp. 493-507.
ROMÁN, M., & PALACIOS, J. (2011). SEPARACIÓN, PÉRDIDA Y NUEVAS VINCULACIONES: EL APEGO EN LA ADOPCIÓN. Acción Psicológica, vol. 8, núm. 2, pp. 99-111.
SOLOMON, J. & GEORGE, C. (1999). The place of disorganization in attachment theory. Attachment disorganization. In J. Solomon & C. George (Eds.), Attachment disorganization (pp. 3-32). New York: Guilford Press.
SPANGLER, G ,& GROSSMANN, K. E. (1993). Biobehavioral organization in securely and insecurely attached infants Child Development, 64, 1439-1450
SROUFE, L. A., & WATERS, E. (1977). Attachment as an Organizational Construct. Child Development, 48, 1184-1199.
STAFF, FRANCES, A., PINCUS, H. A., & FIRST, M. B. (2002). DSM-IV-TR : manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson.
STEVENSON, O. (1998). Neglect: where now? Some reflections. Child Abuse & Neglect, 7, 111 - 115.
VAN DEN DRIES, L., JUFFER, F., VAN IJZENDOORN, M. H., & BAKERMANS-KRANENBURG, M. J. (2009). Fostering security? A meta-analysis of attachment in adopted children. Children and Youth Services Review, 31(3), 410-421.
VAN IJZENDOORN MH, SCHUENGEL C, BAKERMANS-KRANENBURG MJ. Disorganized attachment in early childhood: Meta-analysis of precursors, concomitants, and sequelae. Dev Psychopathol 1999; 11: 225-249.
VAN IJZENDOORN, M. H., SCHUENGEL, C. & BAKERMANS- KRANENBURG, M. J. (1999). Disorganized attachment in early childhood: Meta-analysis of precursors, concomitants, and sequelae. Development and Psychopathology, 11, 225-249.
VAN LONDEN, W. M., JUFFER, F., & VAN IJZENDOORN, M. H. (2007). Attachment, cognitive, and motor development in adopted children: Short-term outcomes after international adoption. Journal of Pediatric
WEST, M. & GEORGE, C. (1999). Abuse and violenc in intimate adult relationships: new perspectives from attachment theory. Attachment and Human Development, 1(2), 137-56.
ZEANAH, C H, BONS, N W, & LAMEU, J A (1997) Infant development and developmental risk A leview of the pasl 10 years Jouinal of the Amencan Academy of Child and Adolescent P^chiatiy, 36 165- 178
ZEANAH, C H, BONS, N W , & SCHEENNGA, M S (1997) Psychopathology m mfancy Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Disciplmes, 38, 81-99