¿POR QUÉ AGUANTA?

29.09.2017

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Instagram Sígueme en Likedin

Una vez ha surgido el primer episodio de violencia sobre la pareja, la probabilidad de nuevos episodios es mucho mayor. Este primer episodio ha roto el respeto hacia la otra persona. 

Una de las características más significativas es la cronicidad. Los estereotipos sociales desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la situación de violencia, así como las creencias erróneas sobre el concepto de maltrato y las relaciones de pareja (concepción del mito del amor romántico). 

Además de ello, en ocasiones el concepto de ruptura resulta intolerable para alguna o ambas partes por varios motivos: económicos, sociales, familiares, psicológicos, físicos y, sobre todo, el temor al futuro incierto. 

En ocasiones, la mayoría de las personas nos preguntamos. ¿Por qué aguanta? ¿Por qué sigue en la relación? Respuestas cargadas de machismo y estereotipos sociales suelen ser mayoritarias por la población. Sin embargo, debemos entender que todo el fenómeno del maltrato psicológico en la pareja es el resultado de un proceso diario y continuo, donde la víctima no es consciente ni capaz de aceptar de forma objetiva el proceso que está viviendo. 

La respuesta emocional de la víctima varía en función del proceso en el que se encuentre del maltrato. Se han definido 3 fases, cada uno con sus propias características:

  1. HABITUACIÓN PROGRESIVA

Al inicio de la relación, el maltrato se origina de forma sutil e incluso imperceptible, donde la víctima (al tener sentimientos afectivos hacia su pareja), considera esta dinámica de relación como "aquello que va con la vida en pareja".

La víctima siente esperanza sobre el futuro de su pareja, pensando que cambiará, pudiendo soportar "esos detalles sin importancia" durante un tiempo hasta que "consiga cambiarlo".

2.      VIOLENCIA CRÓNICA

En la segunda fase la relación establece una dinámica de violencia crónica, con períodos de arrepentimiento y ternura, llevando a la víctima a una situación de dependencia emocional

La pareja puede sentir culpabilidad sobre la violencia emocional, por no haber sabido evitarlo o por no saber tratar adecuadamente a su pareja.


3.       PERDER LA ESPERANZA

En esta fase la víctima se siente muy mal, percibiendo la violencia continua e incluso aumentando con intensidad. Aquí pierde la esperanza, dudando de sus capacidades para abandonar la relación. Las consecuencias psicológicas para la víctima son graves (depresión, trastorno por estrés post traumático, ansiedad, etc.).

¿Reconoces a alguna persona que se exprese igual? ¿Tu misma/o tienes dudas? ¿Necesitas ayuda? Estamos a tu entera disposición. Puedes enviar un email a info@psicoterapiaisla.es


Fuente: Enrique Echeburúa, Santiago Redondo. ¿Por qué víctima es femenino y agresor masculino? La violencia contra la pareja y las agresiones sexuales (2010)


siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Instagram Sígueme en Likedin