LA RESILIENCIA: CARACTERÍSTICAS

22.09.2017

¿Nunca os habéis preguntado por qué, personas que aparentemente viven en situaciones similares, adversas, de exclusión, pobreza, o trágicas por algún acontecimiento (sin olvidar que ninguna situación es exactamente igual otra, tampoco ninguna persona es igual a otra) unas consiguen recuperar o alcanzar una vida normalizada, y otras, sin embargo, repiten y mantiene esa situación de adversidad, pobreza, exclusión, o no pueden recuperarse de un determinado acontecimiento trágico? (Carreto Bermejo, 2010). 

DEFINICIÓN

Una persona es definida como resiliente cuando viviendo, o habiendo vivido, en una situación de riesgo, exclusión, o traumática por algún motivo, es capaz de normalizar su vida. Esta normalización se produce a través de la interacción entre sus variables o características personales con las variables contextuales en las que se produce su desarrollo (Carreto Bermejo, 2010).

La resilencia entonces, es la capacidad dinámica que da como resultado poder sobreponerse a estimulos adversos, así como ser transformado por ellos.

Por tanto, los seres humanos con mayor capacidad de resiliencia son aquellos capaces de obtener cosas buenas de los momentos difíciles de su vida, aprendiendo de sus errores y de los personas de su entorno.

CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS RESILIENTES:

  • Honestidad

Son capaces de aceptar los sentimientos negativos y positivos que sienten.

  • Empatía

Sienten empatía por el resto de las personas. Ello les lleva a entender las razones de cada uno, sin juzgarlas ni dejarse llevar por estereotipos y prejuicios.

  • Capacidad de análisis

Identifican las causas de sus problemas. Se centran en las soluciones y no se quedan anclados en la resignación del presente.

  • Manejo de sus emociones

Antes las situaciones donde los individuos tienen una gran carga emocional, saben distanciarse e identificar cuales son las emociones más indicadas según la situación.

  • Mantienen la calma en situaciones de presión

Durante las situaciones que provocan una gran carga de presión, con todas las emociones que ello conlleva, los sujetos más resilientes son capaces de mantener la calma y pensar de forma más objetiva.

  • Realistas

Tienen una visión realista de las situaciones. Sin embargo, ello no les crea una visión pesimista, todo lo contrario, se muestran optimistas ante los acontecimientos adversos.

  • Confianza en si mismos

Las personas resilientes tienen en general una personalidad caracterizada por ser seguros de si mismo (no llegando a lo patológico).

  • Automotivación por mejorar

Se sienten motivados para mejorar en todo tipo de aspectos, tanto externos como internos.

  • Búsqueda nuevas oportunidades

Buscan nuevas actividades, aficiones para evolucionar en sus capacidades.

  • Creativas

El nivel de creatividad en las personas resilientes está por encima de la media. 

  • Rodean personas que tienen una actitud positiva

Los individuos con alta resiliencia suelen estar acompañados de personas positivas, con una relación de amistad equilibrada y sana.

  • Flexibilidad ante los cambios

En ocasiones los cambios son voluntarios o accidentales, siendo de mayor o menos agrado. No obstante, las personas resilientes los aceptan con mayor facilidad, adaptándose a ellos de forma más dinámica.

  • Sentido humor

Suelen tener un elevado sentido del humor, sacando ese lado en las situaciones más delicadas.

  • Altruismo

Al ser conscientes del propio sufrimiento, así como el ajeno, las personas resilientes suelen ser más altruistas con el resto.