TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES

25.10.2017

En los últimos años la terapia asistida con animales ha ganado relevancia y popularidad en un gran número de colectivos con problemática i discapacidad. En el siguiente artículo os hablaré de las diferentes formas de terapia con animales y sus beneficios. 


El amor, la dulzura, la ternura y el cariño que proporcionan los animales es inmenso. En los últimos años los profesionales han sabido utilizar estas características que proporcionan el bien a una gran cantidad de pacientes, así que han desarrollado una serie de programas con fines terapéuticos.

¿Qué es la Terapia asistida con animales (TAA)?

La terapia asistida con animales es una intervención directa y con objetivos prediseñados, donde participa un animal que reúne criterios específicos, como parte indispensable para el tratamiento. Ha sido ideada para propiciar beneficios físicos, sociales, emocionales y cognitivos en una gran variedad de entornos, de manera individual o en grupo, valiéndose para ello de diferentes animales. Todo el proceso ha de haber sido previamente diseñado y posteriormente evaluado (Oropesa & Col.,2009). 

Se han definido 2 tipos de terapia: en la más básica se trata simplemente de disfrutar de la compañía de un animal doméstico, que además puede aportar provechos, tanto físicos como psíquicos; en la otra constituyen auténticos esquemas de rehabilitación con la ayuda de animales, no necesariamente domésticos, coordinados por un médico y un equipo multidisciplinario, así como habitualmente reforzados con indicaciones terapéuticas especiales para personas con problemas psicomotores (Oropesa & Col.,2009). 

¿Qué modalidades podemos encontrar en el uso de animales?

  • HIPOTERAPIA:

El uso de caballos como fines terapéuticos ayuda a mejorar las relaciones interpersonales y la autoimagen. La hipoterapia ha sido definida por el National Center for Equine Facilitated Therapy (NCEFT) de EE.UU. como una forma especializada de terapia física que utiliza equinos para tratar a personas con trastornos del movimiento, asociados a varias afecciones neurológicas y neuromusculares, tales como parálisis cerebral, accidentes vasculares, esclerosis múltiple y traumatismos cerebrales, con vista a normalizar el tono muscular, reforzar la musculatura postural e incrementar la habilidad para llevar a cabo actividades funcionales cotidianas (Oropesa & Col., 2009). 

Principios terapéuticos de la hipoterapia:

  1. Transmisión del calor corporal.
  2. Transmisión de impulsos rítmicos.
  3. Transmisión de un patrón de locomoción tridimensional equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana.

Beneficios generales: 

  • Estabiliza el tronco y la cabeza. 
  • Corrige problemas de conducta (agresividad, aislamiento...) 
  • Disminuye la ansiedad y los temores personales. 
  • Fomenta la confianza y la concentración. 
  • Mejora la autoestima, el autocontrol de las emociones y la autoconfianza. 
  • Estimula la capacidad de atención y el equilibrio, la coordinación psicomotriz. 
  • Incrementa la interacción social y la amistad. 
  • Aumenta la capacidad de adaptación. 
  • Trabaja la memoria. 
  • Enriquece el vocabulario. 
  • Fortalece la musculatura. 
  • Ayuda a relacionarse con personas que no pertenecen al entorno familiar o escolar. 
  • Desarrolla el respeto y amor hacia los animales. 


  • DELFINOTERAPIA

Se reconoce a los delfines como maestros terapeutas, no solo por su conducta hacia nosotros en medios saludables para ellos, sino porque emiten sonidos que equilibran la homeostasis de nuestro ser. Niños y adultos logran incrementar su nivel atencional como resultado del deseo de interactuar con estos cetáceos. El propósito general de una delfinoterapia es motivacional, aunque se pueden lograr otros objetivos relacionados con el lenguaje, la motricidad y el pensamiento conceptual (Oropesa & Col.,2009). 


  • GATOS

Autores de múltiples investigaciones afirman que tener un gato es beneficioso para la salud. El amigable contacto con el felino reduce el estrés en sus dueños, quienes se distienden y tranquilizan. Se ha verificado también que individuos con afecciones psicológicas mejoran al tener la compañía de este animal, al igual que se ha observado en estadounidenses con cardiopatías (Oropesa & Col.,2009). 

Desde el punto de vista psicológico, el gato nos enseña a estar relajados con conciencia, pues aunque él puede estar dormido, al mismo tiempo se entera de todo lo que ocurre a su alrededor; no hay gato estresado. Su ronroneo fomenta las emociones positivas y sus pequeñas señales de afecto son muy bien recibidas por sus dueños. Es recomendado especialmente para personas que viven sin compañía o se sienten muy solas y no pueden dedicar mucho tiempo al cuidado de su mascota.